Pide Cita

Puedes pedir cita previa llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo para confirmar tu cita.

captcha

Oculista A Coruña

Solicita Información

Solicita más información para aclarar tus dudas o sugerencias llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

captcha

Oftalmólogo Coruña

Catarata – Cirugía Premium

catarata¿Qué es la catarata?

Dentro del ojo, existe una lente denominada cristalino que, junto con la córnea, enfoca los rayos de luz en la retina, capa de la parte posterior del ojo donde se forman las imágenes. Como su nombre indica, el cristalino ha de ser como el “cristal”, totalmente transparente para poder dejar pasar la luz. Con el paso de los años el cristalino va perdiendo su transparencia y finalmente se opacifica. Durante este proceso la cantidad de luz que llega a la retina es progresivamente menor, ocasionando una pérdida progresiva de la visión. Si comparamos el ojo con una cámara de fotos, el cristalino sería una de las lentes del interior de la cámara y la retina sería la película fotográfica. Aunque toda la cámara estuviese perfecta, incluída la película de fotos, si la lente estuviese opaca o sucia, las imágenes obtenidas serían de mala calidad.

¿Cuál es su causa?

La catarata es parte del proceso de envejecimiento general que sufrimos con el paso de los años y es la principal causa de la misma el deterioro de las proteínas del cristalino. En ocasiones, otros factores pueden dar lugar a la opacificación del cristalino: traumatismos oculares, tratamiento con algunos fármacos tales como los corticoides, enfermedades sistémicas (diabetes por ejemplo), alteraciones genéticas. En raras ocasiones está presente desde el nacimiento, la catarata congénita. Algunos factores pueden además contribuir a su desarrollo tales como excesiva exposición a la luz ultravioleta, tabaco, alcohol…

¿Cómo se manifiesta?

Los síntomas de la opacificación del cristalino o catarata dependen de su localización y del tipo de catarata. Si es pequeña y periférica, puede no interferir con la visión.
El síntoma más frecuente de la opacificación del cristalino es la visión borrosa progresiva. Puede aumentar la molestia que produce la luz y se hace cada vez más difícil conducir por la noche por deslumbramiento. Se producen además cambios frecuentes en la graduación de las gafas. Esto es debido a que antes de producirse la opacificación total del cristalino, los cambios progresivos en su transparencia, hacen que cambie la capacidad de enfoque del mismo y por lo tanto, la graduación. Puede notarse entonces mejor visión próxima (y peor lejana) o lejana (y peor próxima) sin gafas. Pero incluso en estos casos, la nueva graduación no logra restaurar la una buena calidad visual, debido a la merma de luz que llega a la retina, por lo que no resulta útil la actualización de la graduación, que además durará muy poco.
No obstante, los síntomas que provoca la catarata pueden ser similares a los de otras patologías oculares, o darse simultáneamente con ellas, y sólo un oftalmólogo puede realizar un diagnóstico correcto de la misma.

Prevención

Debido a que la catarata forma parte del envejecimiento normal de nuestro organismo, no es posible prevenirla. No obstante, resulta aconsejable realizar revisiones oculares a partir de los 45 años para detectarla de forma precoz y valorar el momento óptimo para la realización de la cirugía. La relación riesgo /beneficio de la cirugía es muy buena y con los avances de la técnica hoy día, no es necesario esperar a no ver nada para operarse. Una vez que la catarata interfiere con las actividades de la vida diaria es conveniente realizar la cirugía. Por otro lado, las revisiones periódicas evitan que la catarata avance y se vuelva muy dura lo cual dificulta la cirugía y puede incrementar los riesgos de la misma.

Tratamiento

El único tratamiento de la catarata es el quirúrgico. La cirugía consiste en la emulsificación y aspiración del cristalino opacificado y su substitución por una lente intraocular artificial. La técnica más utilizada para realizar la cirugía es la facoemulsificación que emplea ultrasonidos.
La cirugía se realiza en un tiempo breve, de forma ambulatoria y en general bajo anestesia tópica, lo que proporciona una rehabilitación visual muy rápida. La técnica es indolora y el riesgo anestésico muy bajo por tratarse de una anestesia tópica. Todo el proceso se realiza a través de una incisión de 2.2 mm por lo que la curación es muy rápida.
El cristalino opacificado se substituye por una lente intraocular que se mide para cada paciente, lo cual hace posible la compensación de los defectos de refracción del paciente. Existen diferentes tipos de lentes intraoculares: monofocales, tóricas, multifocales. La elección de la mejor lente en cada caso, dependerá de las características de cada paciente. Pasado un tiempo tras la cirugía puede experimentarse una disminución de agudeza visual que suele ser debida a la opacificación de la cápsula en principio transparente en la que se apoya la lente intraocular. Cuando esto sucede, se trata fácil y rápidamente mediante la aplicación de láser de neodinio YAG, que se aplica desde el exterior del ojo, recuperándose la visión anterior a la opacificación.

A pesar de los buenos resultados, como todas las cirugías, no está exenta de riesgos. Las complicaciones pueden dar lugar a opacidades corneales, desprendimiento de retina, glaucoma, entre otras. Por ello es importante que sea realizada por un especialista experto.

Ver Lentes Intraoculares Premium

Pide Cita