Pide Cita

Puedes pedir cita previa llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo para confirmar tu cita.

captcha

Oculista A Coruña

Solicita Información

Solicita más información para aclarar tus dudas o sugerencias llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

captcha

Oftalmólogo Coruña

Disfunción de glándulas de meibomio

DisfuncionGlandulasMeibomio_DGM2

DisfuncionGlandulasMeibomio_DGM1

 

¿Qué es?

Las glándulas de Meibomio están situadas en el borde del párpado. En cada párpado hay entre 30-40 glándulas que producen una secreción grasa que forma parte de la película lagrimal y la estabiliza.

La disfunción de la glándulas de Meibomio (DGM) es una inflamación frecuente y permanente del borde de los párpados. Cuando se produce una alteración en la función de las glándulas de Meibomio, las secreciones de grasa se solidifican y obstruyen los conductos glandulares. La secreción grasa no llega a la lágrima en suficiente cantidad de lo cual resulta una película lagrimal alterada, que se evapora con gran facilidad y la aparición de síntomas de ojo seco. A su vez, la secreción acumulada hace que los párpados se inflamen.

¿Cuál es su causa?

La DGM es un problema constitucional y además existen varios factores que pueden agravarla tales como uso de lentes de contacto, ojo seco por deficiencia acuosa, la menopausia, envejecimiento, retinoides, antidepresivos, tratamiento postmenopáusico, etc. La rosácea es una enfermedad dermatológica que muy frecuentemente se acompaña de DGM.

¿Cómo se manifiesta?

El paciente nota irritación, picor, visión borrosa, lagrimeo y sensación de cuerpo extraño. Los síntomas son típicamente más intensos por la mañana y la sensación de quemazón se intensifica en situaciones en las que parpadeamos menos tales como uso prolongado de ordenador, conducción, etc. Entre las complicaciones de la DGM se encuentran los orzuelos internos o chalacion y queratitis flictenulares.

Prevención

La DGM no se puede prevenir ya que es una enfermedad constitucional. Sí pueden evitarse en algunas ocasiones factores desencadenantes o agravantes de la misma, aunque ello no es fácil.

Tratamiento

La DGM es un trastorno crónico, por lo que el tratamiento deberá ser regular y prolongado y conviene realizarlo correctamente para que sea efectivo.
La base del tratamiento es la higiene palpebral. En casos asociados a ojo seco por deficiencia acuosa o casos de DGM graves o aquella que se acompaña de complicaciones corneales, puede requerirse la asociación de tratamientos complementarios tales como cortidoides o antibióticos tópicos, tetraciclinas orales, lágrimas artificiales sin conservantes, etc.
Ningún tratamiento es eficaz para el control de los síntomas si no se realiza bien la higiene palpebral que consta de tres pasos:

  1. Calentamiento de los párpados: hace que la grasa que obstruye los orificios se convierta en una secreción aceitosa que sale con facilidad, lo mismo que si se calienta mantequilla se convierte en aceite.
  2. Masaje de los párpados que exprimirá la secreciones para que formen parte de la lágrima y la estabilicen
  3. Limpieza del borde palpebral con toallitas para retirar costras y secreciones.

La limpieza se realiza dos veces al día al comenzar el tratamiento y luego suele ser suficiente una vez al día para mantenimiento.

Pide Cita