Pide Cita

Puedes pedir cita previa llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo para confirmar tu cita.

captcha

Oculista A Coruña

Solicita Información

Solicita más información para aclarar tus dudas o sugerencias llamando al 981 174 657, Skype o a través del siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

captcha

Oftalmólogo Coruña

Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

DegeneracionMacular_dmae¿Qué es la degeneración macular asociada a la edad?

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es la causa más frecuente de discapacidad visual grave en personas adultas en los países desarrollados. Se estima que un tercio de los casos de ceguera legal se deben a degeneración macular. Las formas avanzadas graves afectan a un 4.8% de la población mayor de 65 años y a un 12.2% de los mayores de 80 años.

La retina es la capa que recubre el ojo en su parte posterior y más interna, donde se forman las imágenes. Su parte central se denomina mácula y es la responsable de la visión central con la que apreciamos los detalles de los objetos. En la degeneración macular asociada a la edad, como el mismo nombre indica, se produce una alteración de esa área central y por lo tanto se pierde la visión central. La enfermedad tiene dos variantes, la forma denominada atrofia geográfica y la denomidada DAME neovascular o exudativa. En la primera las células que forman las imágenes degeneran y se atrofia la retina en una zona localizada. En la segunda, se forman vasos anormales que exudan líquido el cual encharca la retina central. Diferenciar una forma de la otra tiene mucha importancia de cara a seleccionar el tratamiento apropiado.

¿Cuál es su causa?

Se trata de una enfermedad multifactorial en cuyo desarrollo contribuyen factores genéticos y ambientales. La edad avanzada, la historia familiar de DMAE, el tabaco, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión se consideran factores de riesgo.

¿Cómo se manifiesta?

En estadios iniciales puede haber poca afectación de agudeza visual. Los pacientes describen a veces la falta de visión central al pasar de un ambiente iluminado a uno más oscuro, son más sensibles al deslumbramiento y tardan más en adaptarse a los cambios de iluminación. En la forma de atrofia geográfica se produce una disminución progresiva de la nitidez en la visión central, que suele comenzar con dificultad en la lectura. En la forma exudativa se produce una disminución más rápida de visión central precedida en muchas ocasiones de visión distorsionada. -los pacientes ven las líneas torcidas-

Prevención

No existe forma de prevenir el desarrollo de la DMAE. No obstante, en los pacientes con alteraciones incipientes y que todavía no han sufrido pérdida de visión es aconsejable:

  • Realizar revisiones periódicas para detectar y frenar en la medida de lo posible la evolución en el caso de DMAE exudativa
  • Autoevaluación en casa por el paciente de ciertos signos de alerta: evaluando periódicamente si ve distorsionada una patrón en rejilla diseñado a tal efecto, en cuyo caso, solicitaría un cita en el oftalmólogo en una semana.
  • Dejar de fumar.
  • Suplementos ricos en antioxidantes y cinc, han mostrado disminuir la progresión a DMAE grave en algunos pacientes, y también es aconsejable una dieta rica en vegetales y frutas y ácidos omega 3.
  • Aunque no se ha demostrado totalmente el efecto nocivo de la exposición a la luz solar en la progresión de la DMAE, se aconseja el uso de gafas de sol con protección del 100% frente a luz ultravioleta A y B.

Tratamiento

Formas con atrofia geográfica
Estas formas no tienen un tratamiento eficaz hoy día. Los suplementos nutricionales pueden disminuir la progresión en el ojo contralateral y se debe advertir al paciente que consulte si nota pérdida de visión brusca, ya que algún caso puede complicarse con forma exudativa que sí tiene tratamiento.
A estos pacientes se les pueden adaptar ayudas visuales que pueden facilitarles en cierta medida la lectura e independencia.

Formas exudativas o neovasculares
La mayor parte de estas formas hoy día se tratan con inyecciones en las que se administra una medicación dentro del ojo que hace regresar los vasos anormales y por tanto la exudación o líquido que impide la visión. Este tratamiento requiere inyecciones repetidas y controles estrictos mensuales. Las inyecciones, aunque son dentro del ojo, son indoloras.

Según el grado de visión e incapacidad para lectura, una vez estabilizada la lesión exudativa, también estos pacientes pueden ser candidatos para ayudas visuales.

Pide Cita