Cataratas

Dentro del ojo, existe una lente denominada cristalino que, junto con la córnea, enfoca los rayos de luz en la retina. Como su nombre indica, el cristalino ha de ser como el “cristal”, totalmente transparente para poder dejar pasar la luz. Con el paso de los años el cristalino va perdiendo su transparencia y finalmente se opacifica, ocasionando una pérdida progresiva de la visión.

Causas

El envejecimiento es la primera causa del deterioro del cristalino. Otros factores puedes ser traumatismos oculares, tratamiento con algunos fármacos tales como los corticoides, enfermedades sistémicas (diabetes, por ejemplo), alteraciones genéticas y en algunos casos de nacimiento.

Síntomas

Los síntomas de la opacificación del cristalino o catarata dependen de su localización y del tipo de catarata. Si es pequeña y periférica, puede no interferir con la visión. El síntoma más frecuente de la opacificación del cristalino es la visión borrosa progresiva. Puede aumentar la molestia que produce la luz y se hace cada vez más difícil conducir por la noche por deslumbramiento.

Tratamientos

El único tratamiento de la catarata es quirúrgico. La cirugía consiste en la sustitución del cristalino por una lente intraocular artificial, que puede ser de diferentes tipos. La técnica más utilizada para realizar la cirugía es la facoemulsificación, que emplea ultrasonidos.

La cirugía se realiza en un tiempo breve, de forma ambulatoria y en general bajo anestesia tópica, lo que proporciona una rehabilitación visual muy rápida. La técnica es indolora y el riesgo anestésico muy bajo por tratarse de una anestesia tópica.

Animación descriptiva de la cirugía