Glaucoma y colesterol

En un estudio reciente, llevado a cabo en el hospital Brigham and Women´s Hospital de Boston, publicado en la revista JAMA Ophtalmology, se encontró que los pacientes con niveles altos de colesterol en sangre tienen más posibilidades de padecer glaucoma primario de ángulo abierto. Asimismo, comprobaron que los pacientes que toman estatinas (familia de fármacos para controlar los niveles de colesterol en sangre) tienen menor riesgo de desarrollar glaucoma.

El glaucoma es una patología caracterizada por la pérdida progresiva e irreversible de visión debida a daños en el nervio óptico causados por un aumento en la presión intraocular del ojo. Es la segunda causa de ceguera en países desarrollados, sólo por detrás de la diabetes. En la mayoría de los casos, el glaucoma es diagnosticado en el contexto de un examen oftalmológico rutinario. Los pacientes que la padecen no suelen presentar síntomas hasta fases avanzadas de la enfermedad, cuando la pérdida de campo visual es ya severa. Aunque no se conocen con seguridad todos los factores que influyen en el inicio de esta condición, si sabemos que el único tratamiento que tiene probada eficacia es la reducción de la presión del ojo, mediante fármacos o cirugía.

El colesterol en sangre en niveles altos (hipercolesterolemia) está vinculado con el riesgo de padecer varias alteraciones oculares de diversa consideración. Al igual que ocurre en el resto del cuerpo, el colesterol se puede adherir a las paredes internas de los vasos sanguíneos del ojo, causando una disminución en el aporte de oxígeno que llega a las estructuras oculares, fundamentalmente a la retina, y con ello una pérdida irreversible de la función visual.

Con la publicación de este estudio, se mostró que las posibilidades de desarrollar glaucoma en pacientes que toman estatinas a largo plazo se reduce en un 21% frente a los que no utilizaron nunca estatinas. Las estatinas pueden fortalecer los mecanismos neuroprotectores que previenen la degeneración de las células en el nervio óptico. Además, en los pacientes de este estudio el riesgo de padecer glaucoma aumentó un 7% cada 20 mg/dL que aumentaba la concentración de colesterol sanguíneo.

En conclusión, para prevenir cualquier tipo de problema, sea o no visual, relacionado con el colesterol, es muy importante llevar un estilo de vida saludable. Como comentamos en anteriores entradas de nuestro blog, seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio con regularidad ayuda a mantener nuestra salud, y con ello, nuestra función visual. Por otro lado, si hablamos de glaucoma, uno de los factores más importantes debe ser la prevención. Por ello, ante cualquier síntoma o en ausencia de ellos, recomendamos revisiones oftalmológicas periódicas. De esta forma podremos diagnosticar y tratar a tiempo antes de que puedan afectar a nuestra visión.

Victoria de Rojas Instituto Oftalmológico es un centro especializado en cirugía refractiva, cataratas y párpados, ofreciendo siempre el mejor servicio

Pide una cita

Artículos Relacionados

¿Pueden los ojos predecir el deterioro cognitivo?

Diversas afecciones médicas como la diabetes, la hipertensión o el colesterol ya se pueden diagnosticar mediante un examen ocular de retina. Es esta la principal razón por la que los oftalmólogos y optometristas suelen estar entre los...

¿Cómo influye la alimentación en nuestra visión?

Mantener una alimentación saludable es indispensable para cuidar nuestra salud en general, y la visión en particular. Son muchos los beneficios de una dieta equilibrada para nuestro organismo, pero también para el mantenimiento de una...