Visión y deporte

Practicar algún tipo de deporte, ya sea de manera amateur o profesional, se ha convertido en rutina para gran parte de la población. Nosotros, como profesionales de la salud en general, y de la visión en particular, debemos insistir en los beneficios que el deporte supone para cualquier persona.

PROTECCIÓN OCULAR

La actividad física cotidiana tiene múltiples beneficios para nuestra visión: mejora la agudeza visual dinámica y periférica, la capacidad de seguimiento y la coordinación visual espacial. Pero también pueden suponer un riesgo para nuestra salud ocular. Se estima que una de cada cuatro lesiones en los ojos se producen practicando deporte. De ellas la mayoría se deben a dos riesgos principalmente:

  • Contusiones o traumatismos, en deportes de contacto o deportes que utilicen elementos móviles (discos, pelotas…)
  • Exposición a radiación ultravioleta como en ciclismo, esquí, pesca…

Para proteger nuestros ojos frente a estos riesgos existen gafas especiales, fabricadas con materiales ligeros y casi irrompibles. También incorporan diferentes filtros solares para adaptarse a cualquier actividad deportiva. Sin embargo, este tipo de gafas presentan ciertos inconvenientes cuando existe un defecto de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo) ya que hay modelos que no se pueden graduar (gafas para esquiar, gafas de buceo…), otros con los que el uso de lentillas puede producir sequedad e irritación, ya que la gafa impide el correcto paso del oxígeno a la superficie ocular. En estos casos, la cirugía refractiva puede ser una excelente opción.

CORRECCIÓN DE LOS DEFECTOS DE REFRACCIÓN

La última encuesta de hábitos deportivos en España publicada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) mostraba que más del 50% de los españoles mayores de 15 años practican deporte asiduamente. Y en la gran mayoría de los deportes, la visión desempeña un papel fundamental. Por ello, es importante que las personas que presenten un defecto de refracción elijan la opción de corrección que mejor se adapte a sus necesidades y con la que se sientan más cómodas, ya sea a nivel amateur o deporte de competición.

  • Gafas deportivas: las gafas son una buena opción para personas que no pueden corregir su defecto refractivo de otra forma, para deportes con alto riesgo de sufrir traumatismos (béisbol, squash…), o en aquellos en los que los ojos estén expuestos a radiación solar intensa (esquí, pesca, piragüismo…).

 

  • Lentes de contacto: al contrario que las gafas, las lentillas consiguen corregir el defecto refractivo sin restar campo visual periférico. Además, evitan reflejos y son más cómodas que las gafas para muchos deportistas.

 

  • Cirugía refractiva: como para muchas personas, aunque no practiquen deporte asiduamente, el hecho de no depender de gafas graduadas ni de lentillas, es la razón por la cual un gran número de deportistas eligen esta opción. Además, el rendimiento deportivo suele aumentar al mejorar el rendimiento visual. Dicho rendimiento puede verse afectado cuando una lentilla se mueve, se reseca o se ensucia por el sudor y los cristales de las gafas pueden empañarse o producir reflejos indeseados.

En todo caso, se trate de cirugía refractiva o de otro método de corrección, la solución a los problemas visuales ha de ser individualizada y específica según las características anatómicas y funcionales del deportista, así como de las necesidades propias de cada deporte.

Dado el peso que tiene la visión en la práctica deportiva, desde el Instituto Oftalmológico Victoria de Rojas recomendamos un examen oftalmológico completo periódicamente.

Victoria de Rojas Instituto Oftalmológico es un centro especializado en cirugía refractiva, cataratas y párpados, ofreciendo siempre el mejor servicio

Pide una cita

Artículos Relacionados

Lo que debemos saber sobre las gafas de sol

Con la llegada del verano, la protección de nuestros ojos frente a la radiación solar se hace todavía más imprescindible. El exceso de exposición a la radiación solar puede provocar desde síntomas oculares leves como lagrimeo,...

El exceso de exposición a la luz solar provoca la aparición de manchas en el iris

La mayoría de las personas solo piensan en los daños que pueden ocasionarles los rayos de sol en su piel y se olvidan que sus ojos también pueden dañarse por esta radiación. Las manchas o pecas que aparecen en el iris de los ojos son...