FATIGA VISUAL

 

Al preparar una oposición, las largas jornadas de estudio no son algo puntual, sino la norma durante muchos meses del año, sobre todo si lo que pretendemos es obtener buenos resultados. Debido a ello, pueden aparecer problemas de diversa índole asociados a malas posturas, sobrecargas musculares ó contracturas, sobre todo en zonas específicas como hombros, espalda y cervicales. Además, debido al uso continuado de la acomodación para enfocar pantallas (ordenador, tableta, móvil…) o los apuntes, surge lo que llamamos fatiga visual.

¿Cómo saber si tengo fatiga visual?

La fatiga ocular no es una patología en si misma, sino un conjunto de síntomas que se manifiestan como molestias oculares y problemas de visión que suelen experimentarse tras largas jornadas de estudio.

Los síntomas de fatiga visual más frecuentes y molestos de la fatiga ocular son:

  • Picor o escozor ocular
  • Visión borrosa o fluctuante, sobre todo en visión próxima
  • Mayor sensibilidad a la luz que emiten los dispositivos digitales
  • Dolores de cabeza, generalmente en la zona frontal y por encima de los ojos

Este  conjunto de molestias asociadas a las largas jornadas de preparación de oposiciones  pueden empeorar con el tiempo si se mantiene el esfuerzo visual de manera constante, y si lo hacemos en condiciones inapropiadas (mala iluminación de la sala de estudio, malas posturas…)

¿Qué hago si tengo fatiga visual?

Por supuesto, lo mejor es que acudas al oftalmólogo ante la aparición de alguno de los síntomas descritos.  En Victoria de Rojas Instituto Oftalmológico, expertos en el cuidado de tu salud visual, hacemos una revisión oftalmológica completa para descartar algún problema de tipo refractivo que pueda afectar a tu agudeza visual y producir alguno de los síntomas arriba indicados.

Además, existen una serie de recomendaciones para personas que desempeñan su trabajo diario con pantallas y apuntes:

  1. Luz natural mejor que luz artificial.Es importante planificar nuestra jornada de estudio y distribuírla de manera que podamos utilizar lo máximo posible la luz natural. Tu sala de estudio debe de tener un nivel de iluminación similar al de las pantallas que utilices.
  2. Uso intensivo de pantallas digitales. Está claro que hoy en día no hay opositor que no realice gran parte de su estudio con el apoyo de elementos con pantalla digital como ordenadores y tablets. El uso de pantallas debe hacerse en un ángulo de unos 45 cm sobre la altura de los ojos, sin reflejos y evitando  brillos producidos por luces indirectas
  3. La regla de los 20/20/20. Como regla de trabajo general en la preparación de oposiciones con largas jornadas de estudio debemos levantar la vista del papel o pantalla cada 20 minutos, durante 20 segundos y fijando la mirada en un objeto que esté a unos 20 pies (unos 6 metros).
  4. Parpadea a menudo. Aunque esta una acción que llevamos a cabo de manera inconsciente, la doctora Victoria de Rojas aconseja a todos los opositores que pasen largos ratos delante de pantallas deben hacerlo de manera más consciente para mantenerlos hidratados.

Ante el reto personal que supone preparar una oposición, el cuidado de nuestra salud visual es básico para optimizar nuestro esfuerzo y alcanzar nuestros objetivos. Por eso, te recomendamos revisar la vista periódicamente, para ayudarte a conocer si tienes algún tipo de problema refractivo, si necesitas adecuar la graduación de tus gafas o si necesitas tratamiento si presentas algún grado de ojo seco.

 

Victoria de Rojas Instituto Oftalmológico es un centro especializado en cirugía refractiva, cataratas y párpados, ofreciendo siempre el mejor servicio

Pide una cita

Artículos Relacionados

¿Cómo se desarrolla la visión en los niños durante la edad preescolar y escolar?

Durante la niñez se desarrollan aspectos de la visión fundamentales como el enfoque, el rastreo o la percepción de profundidad. En lo que se refiere a la capacidad de enfocar ambos ojos en un objeto, alcanza su máximo desarrollo a los...

Astigmatismo, ¿qué es y cómo se puede corregir?

El astigmatismo es uno de los defectos visuales más comunes, junto con la miopía, la hipermetropía y la presbicia. De hecho, rara vez se presenta aislado, siempre suele ir acompañado de alguno o varios de los defectos refractivos...